COMO ELEGIR EL PROTECTOR SOLAR ADECUADO

isdin-banners-foto-alteraciones-pigmentarias-bt

Los rayos UVA pueden producir otras alteraciones en la piel sobretodo en épocas de mucho sol y pieles muy reactivas a él.

Suelen aparecer en frente, mejillas y labio superior. Muchas veces, en manchas ya tratadas que han conseguido desaparecer en los meses de más frío con encontramos que con los primeros rayos de sol, la mancha vuelva a aparecer como si nada. Es por ello de vital importancia un cuidado del sol constante durante todo el año, y con especial cuidado en los meses de verano.

Independientemente de la causa, y el tipo de manchas, hay que protegerlas en verano CORRECTAMENTE.

CORRECTAMENTE significa el tipo de textura que se adecúe perfectamente a nuestra piel, el grado de SPF adecuado, las veces que se debe aplicar a lo largo del día y la cantidad.

Todos esos factores intervienen en algo tan básico como aplicarse una crema para que no salgan manchas. Si cualquiera de ésos factores no se tienen en cuenta con especial cariño, estaremos desprotegiendo nuestra piel, favoreciendo la producción de manchas tipo café en el rostro.

Textura: Si la textura del producto no nos gusta, nos resulta incómoda o desagradable no la aplicaremos. Existen muchos tipos de texturas dependiendo del tipo de piel y el gusto personal.

  • Fluido – piel normal mixta “pieles que no les gusta la sensación de grasa en la piel” dentro de ésta categoría hay más o menos fluidos dependiendo de la composición, el farmacéutico os podrá ayudar a determinar cuál es el más adecuado

  • Oil-free – piel grasa o acnéica

  • Crema – piel seca y desnutrida

  • Con color – unificar el color de la piel, normalmente apto para tomar el sol todo el día

  • Gel – zonas pilosas “cuero cabelludo y hombres”

  • Minerales – no es un tipo de textura pero si implica en ella, es un producto denso y blanquea bastante, pero es perfecto para deportistas, ojos sensibles y bebés.

  • Sticks – para zonas concretas, que queramos tratar de manera total, son pantalla física. Existen algunos con color para evitar que quede blanca la piel.

 

Cantidad: Para una aplicación facial, la cantidad estimada sería el tamaño de largo de tu dedo índice, calentado previamente con las manos para así repartir uniformemente.

Menos de ésta cantidad, reduce la cantidad de filtro que depositamos en la piel.

 

ESTHER RIVERO

No Comments

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /usr/home/riverafarmacia/www/blog/wp-includes/functions.php on line 3702

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /usr/home/riverafarmacia/www/blog/wp-includes/functions.php on line 3702